Queso Feta: ¿Qué es y cuáles son sus sustitutos?

¿Escuchaste alguna vez sobre el Queso Griego? Eso es el Feta, el queso más conocido y popular en Grecia. Es un queso blando, blanco y en salmuera, muy nutritivo y una excelente fuente de calcio.

Como parte de la cocina mediterránea, este queso se utiliza en todo tipo de platos, desde los aperitivos hasta los postres.

Acá vas a encontrar todo lo que necesitás saber sobre el queso feta.

que es queso feta, sustitutos queso feta, cual es el queso feta

¿Qué es el Queso Feta?

El feta es el queso más conocido en Grecia, ya que es originariamente de ese país. Es un queso blando, blanco y en salmuera, entre sus beneficios tiene muchos nutrientes y aporta calcio.

Está muy afianzado a la cocina mediterránea, ya que este queso se usa en todo tipo de platos, desde los aperitivos y entradas hasta postres.

A continuación, todo lo que necesitás saber sobre el queso feta:

Es un producto cuenta con Denominación de Origen Protegida (DOP), esto significa que sólo el queso elaborado en algunas zonas de Grecia puede llamarse «feta»

En estas regiones, el feta se hace a partir de leche de ovejas y cabras criadas en pastos locales. Este entorno particular es lo que da al queso sus características únicas.

El sabor del feta es picante cuando se elabora con leche de oveja, pero más suave cuando se combina con leche de cabra.

El feta es un queso cuajado en escabeche que debido a la solución de salmuera, tiene un sabor salado y picante. Se suele utilizar en varios platos, como ensaladas, pizza y pasta.

El feta se produce en bloques y es firme al tacto. Sin embargo, puede desmenuzarse al cortarlo y tiene una sensación cremosa en la boca.

que es queso feta, sustitutos queso feta, cual es el queso feta

¿Cuáles son sus sustitutos?

Si tenés rechazo al queso feta podría ser un problema si vas a cocinar una receta que requiera este ingrediente de este queso específico. A algunas personas no les gusta el fuerte sabor del queso feta y por eso buscan un buen sustituto del queso feta.

En esta nota, verás no solamente un posible sustituto del queso feta, sino varios ingredientes

queso halloumi, sustituto queso feta

Halloumi

Si no le gusta el sabor fuerte del feta, el halloumi podría ser el adecuado para vos, ya que tiene un sabor salado más suave. El halloumi es un queso griego, como el feta, que tiene un sabor semiduro y masticable. Incluso si se cocina este queso a alta temperatura, puede conservar su textura firme.

Se puede también sustituir el feta por el Halloumi en las ensaladas griegas. Si querés darle un sabor extra, presentá este queso con menta picada o chile.

Queso Fresco

Otro sustituto más suave del feta que podés tener en cuenta es el queso fresco, un queso de origen mexicano que suele elaborarse con leche de vaca no pasteurizada. El sabor fresco y suave de este queso puede ser muy bien combinado con platos de huevo, ensaladas y enchiladas.

Al igual que otros quesos frescos, el queso fresco tiene un menor contenido de grasa y sodio que el feta. Aunque lo calientes, no se derrite, sino que se vuelve suave y cremoso. Tiene un sabor ácido y salado que puede compensar en gran medida el sabor picante de sus platos.

Es recomendable comprar este queso el mismo día que se va a consumir, porque el sabor es mejor cuando está fresco. Aunque se puede guardar en la heladera durante varios días, la textura y el sabor pueden disminuir con el tiempo.

Queso Mozzarella

El queso mozzarella es un queso cuajado que se puede cortar fácilmente con un cuchillo. Tradicionalmente, se produce con leche de búfala de agua. Dado que estas búfalas de agua sólo viven en muy pocos países, como Italia, la producción pasó a ser de leche de vaca en muchos países, como en Argentina.

La mozzarella fresca tiene ese sabor suave y húmedo.  La mozzarella de baja humedad se produce con leche descremada.

Para quienes no les guste la textura desmenuzable del queso feta, pueden sustituirlo por dados de mozzarella. Podés probarlo en varias preparaciones, como ensaladas, paellas, mariscos y carnes. La mozzarella fresca es uno de esos quesos que se pueden hacer de forma casera.

que es queso feta, sustitutos queso feta, cual es el queso feta, como se hace el queso feta

 

Ricotta o Requesón

La ricotta o requesón es un aliado que podés conseguir para reemplazar el feta, aunque su sabor es más suave, su textura es similar y tranquilamente podrías utilizarlo en las mismas comidas y recetas.

¿Cómo se hace el Queso Feta?

El auténtico feta griego se elabora con leche de oveja o con una mezcla de leche de oveja y cabra.

Sin embargo, la leche de cabra no puede representar más del 30% de la mezcla.

La leche utilizada para elaborar el queso suele estar pasteurizada, pero también podría estar cruda.

Una vez pasteurizada, se añaden cultivos iniciadores de ácido láctico para separar el suero de la cuajada, que está formada por la proteína caseína. A continuación, se añade cuajo para fijar la caseína.

Una vez completado este proceso, se da forma a la cuajada escurriendo el suero y colocando la cuajada en moldes durante 24 horas.

Una vez que la cuajada está firme, se corta en cubos, se sala y se coloca en barriles de madera o en recipientes de metal durante un máximo de tres días. A continuación, los bloques de queso se colocan en una solución salada y se refrigeran durante dos meses.

Por último, cuando el queso está listo para ser distribuido a los consumidores, se envasa en esta solución (llamada salmuera) para conservar la frescura.

 

¿Cuantas calorías tiene el Feta?

El queso Feta es una opción mas saludable de lo que parece. Una porción (28 gramos) aporta:

Calorías: 74
Grasa: 6 gramos
Proteínas: 4 gramos
Carbohidratos: 1,1 gramos
Riboflavina: 14% de la IDR
Calcio: 14% de la IDR
Sodio: 13% de la IDR
Fósforo: 9% de la IDR
Vitamina B12: 8% de la IDR
Selenio: 6% de la IDR
Vitamina B6: 6% de la IDR
Zinc: 5% de la IDR

También tiene cantidades decentes de vitaminas A y K, folato, ácido pantoténico, hierro y magnesio.

Además, el feta tiene menos grasa y calorías que los quesos curados como el cheddar o el parmesano.

Una onza (28 gramos) de cheddar o parmesano contiene más de 110 calorías y 7 gramos de grasa, mientras que una porción de feta sólo tiene 74 calorías y 6 gramos de grasa.

Además, contiene más calcio y vitaminas del grupo B que otros quesos como la mozzarella, la ricotta, el requesón o el queso de cabra.

 

Si te gustó este queso seguramente querrás conocer otros quesos como el Mahón o el queso Morbier.

 

Historia del Feta

Este queso elaborado con leche de oveja y cabra ha sido habitual en el Mediterráneo oriental desde la antigüedad. En la Edad de Bronce, el queso quizá se encontraba entre los alimentos salados que se transportaban por mar en vasijas de cerámica, por lo que es posible que los quesos blancos coagulados con cuajo, similares al feta, se enviaran en salmuera, pero no hay pruebas directas de ello.

En Grecia, la primera referencia documentada a la producción de queso se remonta al siglo VIII a.C. y la tecnología utilizada para fabricar queso con leche de oveja y cabra es similar a la que utilizan los pastores griegos en la actualidad para producir feta. En la Odisea, Homero describe cómo Polifemo elabora el queso, aunque no dice nada sobre la salmuera; de hecho, Polifemo lo almacenaba y secaba en estantes de mimbre, lo que quizá daba lugar, según Paul S. Kindstedt, a un queso con corteza similar al pecorino y al caprino modernos, más que al feta. Algunos expertos consideran que el queso de Polifemo era «sin duda el ancestro del Feta moderno». Sin embargo, dejando de lado los orígenes, el queso producido a partir de leche de oveja-cabra era un alimento común en la antigua Grecia y un componente integral de la gastronomía griega posterior.

Los primeros datos sobre la conservación del queso en salmuera aparece en el De Agri Cultura de Catón el Viejo (siglo II a.C.), aunque la práctica era seguramente mucho más antigua. También se describe en la Geopónica del siglo X. El queso feta, en concreto, aparece registrado en el siglo XI con el nombre de prósphatos (en griego quiere decir ‘reciente, fresco’), y era producido por los cretenses. A finales del siglo XV, un visitante italiano de Candia, Pietro Casola, describe la comercialización del feta, así como su almacenamiento en salmuera.

La palabra griega feta procede del italiano fetta ‘rebanada’, que a su vez deriva del latín offa ‘bocado, trozo’ La palabra feta no se generalizó como nombre del queso hasta el siglo XIX, probablemente en referencia a que el queso se cortaba para envasarlo en barriles

Si te gustó el Feta te recomendamos otros quesos como el cheddar.

 

Preguntas frecuentes

¿Qué tiene de especial el Feta?

Este queso es reconocido mundialmente por su sabor intenso y su textura granulosa. Además, una de sus características principales es que no utiliza conservantes, por lo que se podría decir que es un queso natural.

Este sabroso producto lácteo es conservado en moldes de madera y aluminio, y de esta manera lo verás en comercios y góndolas de quesos.

¿Cómo es el Feta en Argentina?

Este queso famoso de origen griego, se produce en Argentina con una masa semi dura, de textura quebradiza, que se te deshace en las manos. Hay varias fábricas que lo producen en nuestro país ya que es recomendable para degustar en picadas y postres de todo tipo.

¿Qué tipo de queso es el Feta?

Como vimos que este queso fresco se elabora generalmente con leche de oveja y/o cabra y luego se deja reposar en salmuera, se lo puede clasificar como queso blando. Su color es blanco y no posee corteza, además se comercializa en hormas rectangulares o cortadas en cuña, por eso obtiene ese nombre.

¿Cómo es el Feta en Estados Unidos?

En USA el Feta se produce con leche de vaca, de ahí su sabor es mas suave. Se utiliza mucho en ensaladas y a menudo se combina con frutas.

¿Cuánto tiempo dura y cómo conservarlo?

Este queso griego se caracteriza por una duración de 2 semanas conservando su textura fresca y saludable. Si no es refrigerado y conservado adecuadamente su sabor puede volverse amargo y secarse los bordes, perdiendo su color original para volverse un tanto amarillo.

Lo ideal para conservarlo es hacer una salmuera casera: 1 cucharada de sal en 250 ml de agua en un tupper o recipiente, y colocar el queso dentro para luego taparlo.

Es recomendable cambiar el agua semanalmente para conservar las características y sabor del queso.

¿Es saludable?

Según investigaciones de la University of Life Sciences, el consumo de quesos frescos como el Feta no se asocia con el aumento de peso, al contrario podrían contribuír a su balance corporal. De todas maneras, no a todas las personas los beneficia de la misma manera e incluso hay intolerantes a este producto. Además este queso al no poseer conservantes, se puede decir que es más saludable que otros con mayor contenido graso.

¿Cómo saber si el Feta está en mal estado?

Para saber si el Feta está malo o en mal estado deberás observar cambios en su coloración, la presencia de Moho, diferencias en el olor o sabor del producto. En ese caso la recomendación es no consumirlo y deshecharlo inmediatamente.


< Volver